Costa Rica: Estabilidad sin crecimiento