Costa Rica: recuperación sin reactivación